Cosas de Jorge

sábado, 16 de enero de 2016

Estofado de pierna de cordero


El otro día, vi una pierna de cordero congelada, en el supermercado y aunque el cordero en casa, es poco apreciado, se me ocurrió que podría quedar rica al horno con unas patatas panaderas, pero la mujer dijo que prefería un estofado, el cual también quedó riquísimo.

Ingredientes (4 personas):

1 pierna de cordero
3 patatas medianas
1 cebolla
1 pimiento italiano
1 cabeza de ajos
1 pastilla de concentrado de carne
1 vaso de vino blanco seco
2 hojas de laurel
2 pimientas de Cayena (si no lo queréis picante, suprimirlas o sustituirlas por pimienta)
Romero
Azafrán (colorante alimentario)
Aceite de oliva
Sal

Preparación:

Lo primero que tenemos que hacer es dejar la pierna de cordero descongelarse en el frigorífico.
Una vez descongelada la pierna, la deshuesamos y troceamos al tamaño deseado para realizar un estofado.

Aunque voy a preparar un guiso a la vieja usanza, realizado en olla de barro, a fuego lento, vamos a intentar no manchar cacharros y realizar toda la cocción en la olla de barro.

Recordar que el barro no quiere mucho fuego, especialmente al principio, puesto que se nos podría rajar la olla, dejándonos sin comida y con una divertida cocina, para entretenernos fregando.

Calentamos el aceite en la olla de barro, como mucho a medio fuego, y doramos en el aceite la carne.

Mientras la carne adquiere color, pelamos y troceamos la cebolla en juliana.

Desechamos las semillas del pimiento y también lo troceamos en juliana.

Agregamos tanto la cebolla como el pimiento a la carne y bajamos un poco el fuego.

Añadimos sal para que las verduras suden, sin abusar que después le añadiremos el concentrado de carne.

Cuando las verduras comiencen a estar transparentes y tiernas, añadimos el vino y dejamos calentar para que evapore el alcohol.

Cubrimos con agua, añadimos el concentrado de carne, el romero, el laurel, las pimientas de cayena y el colorante (azafrán).

Tapamos y dejamos cocer a fuego lento, hasta que la carne comience a estar tierna (alrededor de una hora).

Pelamos, lavamos y troceamos las patatas, añadiéndolas al guiso.

Si vemos que esta escaso de líquido, podemos agregar un poquito más, probamos y rectificamos el punto de sal.

Seguimos dejando cocer 20-30 minutos a fuego lento, hasta que las patatas estén tiernas.

Servir calentito.