Cosas de Jorge

sábado, 5 de agosto de 2017

Campos de concentración españoles (La Corchuela, Sevilla)


En esta ocasión, viajaremos hasta Sevilla (España), conoceremos lo que en la actualidad es un parque, el cual ocupa 85 hectáreas, en los municipios de Los Palacios y Villafranca y Dos Hermanas.
El centro del parque, está formado por un bosque de pinos, aunque también posee zonas con encinas, cantuesos, lentiscos, jaras, chumberas, etc.

Actualmente, miles de personas visitan, los fines de semana, el Parque Periurbano de la Corchuela, el cual posee un recorrido de tirolinas (poleas suspendidas por cables montados en una inclinación), puentes de cuerdas entre las copas de los pinos, también posee merenderos, campos de fútbol, futbito y baloncesto.

El terreno que en la actualidad ocupa el parque, perteneció al Cortijo de la Corchuela.

Pocos de estos visitantes saben, que este parque de ocio, fue un campo de concentración franquista.
Tras terminarse la Guerra Civil Española, entre los años 1940 y 1943, La Corchuela fue un campo de trabajos forzados, para confinar los presos políticos republicanos, oficialmente se denominaban este tipo de campos, Colonias Penitenciarias Militarizadas, utilizando el programa de Redención de Penas por Trabajo, se construyeron 158 kilómetros del canal de riego del Bajo Guadalquivir, conocido también como el canal de los Presos.

La construcción de este canal sirvió para enriquecer los regadíos del campo sevillano, que estaba en manos de los terratenientes.

En el año 1942, seis presos intentan fugarse, cuatro murieron en el intento y los dos capturados con vida, fueron fusilados, uno de los cuales estaba herido y sentado en una silla y el otro permanecía de pie, posteriormente se obligo a desfilar a todos los presos para ver los cuerpos muertos de los presos fusilados.

Por el campo de La Corcuera pasaron alrededor de 1500 presos.

Los familiares de los presos, formaron los poblados de Bellavista y Fuentes del Rey, para estar cerca de sus familiares presos en La Corchuela, muchos de estos presos, se quedaron en estos pueblos con sus familiares, al cerrarse el campo.

Campos de similares características fueron los campos de Los Merinales, El Arenoso, Quintillo y el Palmar de Troya.

El año 1943 se abrió el Campo de los Merinales, trasladando los presos de la Corchuela a dicho campo, para seguir construyendo el Canal de los Presos.

Entre los años 1969 y 1977 se utilizó parte de la finca La Corchuela para alojar a familias desalojadas de sus hogares, a causa del ruinoso estado en que estos hogares se encontraban.


Fuentes: