Cosas de Jorge

jueves, 12 de diciembre de 2013

Shambala


Shambala es la capital de Agartha, según varias religiones es un reino mítico escondido en las montañas del Himalaya.

Shambala, es un lugar tan lleno de misterios, que mientras unas tradiciones afirman que existe tangiblemente, otras tradiciones aseguran que es un lugar completamente intangible que solo la mente puede llevarnos hasta el.

Algunos localizan a Shambala, entre el río Ganges y el río Rathaprà, en una localidad llamada Sambhala, otros en cambio la localizan en una localidad denominada Sambhal.

El budismo nos afirma que cuando el mundo entre en una gran guerra y todo este perdido el rey de Shambala saldrá de su secreta ciudad con su gran ejército para eliminar el odio y comenzar una era de prosperidad.

El budismo también dice que en Shambala, nacerán 32 reyes, cada uno de ellos reinara 100 años, durante el reinado del último rey Rudra Chakrin, el mundo atacará Shambala, con una gran armada y terribles y poderosas armas, en la última batalla Rudra Chakrin, destruirá sin ayuda a toda la humanidad perversa.

El escritor tibetano Mipham (1.846-1.912), nos dice que el reino de Shambala se encuentra al norte del rio Sita, donde su palacio y la ciudad de Kalapa, se encuentra en la montaña Kailasa (actualmente denominada monte Tibet).

El primer rey de Shambala se llamo Suchandra, el cuál afirmo ser una emanación de Vashraiana.

El Dalái Lama asegura que Shambala existe, pero asegura que no es un lugar físico, si no poseemos méritos y una asociación kármica real, no podremos llegar hasta ella.

El hinduismo nos cuenta sobre Shambala, que el sabio Sukadeva Goswami, hijo del sabio Kali, predijo al rey Maharash Parikshit, el nacimiento del último avatar de Vishnu.

Este último avatar seria el guerrero Kalki, al final de la era de Kali, aparecerá en el hogar de Vishnú, el cual montado en su caballo Devadatta, con su espada destruirá a los infieles.

El esoterismo nos cuenta de Shambala, que es la morada del Altísimo, Djwhal Khul, maestro tibetano, nos dice que la Fraternidad de Shambala surgió del templo de Ibez, mas tarde, unas de sus ramas fueron algunas instituciones mayas que adoraban fundamentalmente al Sol, otra segunda rama se estableció en Asia.

Nicholas Roerich, seguidor y buscador de Shambala, realizó diversos viajes en Asia buscando Shambala, destaca su publicación “Shambhalla, la Respandeciente”.

Año 1.999, James Redfield, publica su novela “La undécima revelación”

H. P. Lovecraft, cita Shambala en su relato “El diario de Alonzo Typer”, afirmando que fue fundada por los habitantes de Lemuria. hace 50.000.000 de años y está situada en un desierto, protegida por fuerzas psíquicas.

Enrique Barrios, en su libro “Ami 3” nos cuenta que Shambala es una ciudad subterránea, en la cual se desarrollan trabajos espirituales, que fue construida por extraterrestres y que estos dieron origen a la Humanidad.

Shambala es algo tan efímero y a la vez tan conocido, que muchos hablan de ella, pero cada uno le da un significado distinto e incluso posee gran cantidad de nombres.

Para los hindúes es llamada Paradesha o Aryavarsa, lugar de donde provenían los vedas.

Los budistas la llamaban Shambala.

Los chinos la conocen como ThienHsi, el Paraiso de Hsi Wang Mu.

Los rusos como Belovodye y Janaidar.

Los Celtas la conocían como Avalon.

Para los cristianos y los judíos el Jardín del Edén.

En literatura se la conoce como Shangri-La, Agartha o la Tierra de los Vivos.

Para entrar en Shambala es bien fácil, Maya, diosa de la ilusión nos da las claves para abrir la puerta que nos abriría el paso a Shambala.

“En primer lugar hay que recordar, encontrar la llave, y luego escapar”


Si os interesa profundizar en Shambala, ese lugar tan conocido y a la vez tan desconocido e inconcreto, os remito a la web de Biblioteca Pleyades, en su artículo “En busca de Shambala”.