Cosas de Jorge

lunes, 29 de septiembre de 2014

Berenjenas en abanico con patatas


En esta ocasión he robado dos ideas para realizar esta maravilla.

La idea de la berenjena, pertenece a Marta Osuna, que vi su receta en la web de Facilisimo, donde presentaba su receta “Abanico de berenjena”, también os recomiendo visitar su blog “Cocina para pobres”, donde podréis encontrar deliciosas recetas y además gastando poco dinero.

Pero aprovechando que encendía el horno, aproveche para experimentar otra estupenda idea que vi en el blog “La Tauleta” que aunque el título de la receta es como hacerse un nudo en la lengua al pronunciar el nombrecito, su delicioso sabor merece la pena entretenerse en deshacer el nudito, además que con la lengua anudada no estaríamos muy monos precisamente…

La receta en cuestión se llama “Patatas Hasselback con bacon” las cuales además de tener un exquisito sabor, tienen la maravillosa presentación de las berenjenas, ahora el problemón se lo pasamos al comensal, a ver si comienza por las berenjenas o las patatas.

Una sugerencia... comenzar por las berenjenas… queman menos.

Ingredientes (2 personas):

1 berenjena no muy grande
2 patatas medianas
1 paquete de bacón ahumado
Queso en tranchetes
1 cebolla
1 tomate
3 ajos
Sal
Romero
Aceite de oliva

Preparación:

Lavamos muy bien las patatas, para eliminarles todo resto de tierra que pudieran tener puesto que aprovecharemos también su piel.

Cortamos las patatas a lonchas de medio centímetro (sin terminar de cortarlas, para formar una especie de acordeón con ellas, véase la foto).

Cortamos el bacón que necesitemos para las patatas al tamaño adecuado a nuestros cortes de la patata.
Colocamos un trocito de bacón en cada corte de la patata.

Freímos una cebolla hasta que este tiernecita.

Cortamos la berenjena también a láminas similares como las de las patatas, pero en este caso longitudinales y sin terminar de cortarlas, como las patatas, pero en este caso será el rabo de la berenjena el que nos las mantendrá unida.

En cada corte de berenjena introducimos una lonchita finita de tomate maduro.

Sobre el tomate maduro colocamos medio tranchete de queso.

Sobre el queso colocamos una poquita de cebolla frita.

Con los ajos realizamos un majado (machacarlos, con el mortero formando una pasta), añadimos la sal, el romero (o las especias que gustemos), un generoso chorro de aceite de oliva y regamos tanto las patatas como la berenjena con este majado.

Horneamos a 180º hasta que las patatas y las berenjenas estén tiernas.