Cosas de Jorge

sábado, 13 de diciembre de 2014

Bocadillo crujiente de pechuga de pato



Hoy os traigo la segunda parte de mi receta de ayer… “Pechugas de pato picantes”.

Ayer nos quedamos con la simple sugerencia de acompañarlas de una yuca frita y saladita, pues hoy os traigo otra idea para consumir una pechuga de pato dos personas, un riquísimo bocadillo crujiente y calentito, con muy poco trabajo.

Ingredientes (2 personas):

2 panecillos grandes
1 pechuga de pato cocida (puede ser de pollo)
1 tomate
Aceite
Sal

Preparación:

Esta receta es otra de esas recetas que denomino con  él “para vagos,” pero que además de dar poco trabajo, quedamos de fábula ante nuestros comensales.

En primer lugar, preparamos mi invento para hacer pan con tomate (queda más rico el tradicional, pero así aprovechamos más el tomate y queda aceptable, pero si tenemos tomates muy maduros, por gastar un tomate más tampoco nos arruinaremos).

Troceamos un tomate maduro, desechando la parte del tallo y lo introducimos en el vaso de la batidora, añadimos aceite de oliva, hasta más o menos la mitad del tomate sin triturar, añadimos sal al gusto y trituramos.

Cortamos por la mitad, longitudinalmente, los dos bocadillos y cubrimos ambas mitades con la mezcla del tomate. (podéis poner cualquier otra salsa que deseéis, en lugar del tomate).

Fileteáis la pechuga cocida y picante de pato (también puede ser pollo, que es mas barato), envolvéis los bocadillos en papel aluminio, para que se difunda mejor en calor del horno y ayudar a los comensales, a que no se les desmonte el bocadillo al comer.

Introducís en el horno frio, unos 15 minutos a 150º.

Apretáis el pan y si no cruje, gratináis 5-10 minutos más.

Servir calentito.