Cosas de Jorge

martes, 26 de junio de 2018

Pavo frito coreano


Continúo buscando recetas de países diferentes, entre los colaboradores de “Cookpad”, en esta ocasión he encontrado la receta que nos muestra “sson” donde nos enseña a realizar un “Pollo frito coreano en salsa de soja”, que como es habitual en mi, versionare dependiendo de los ingredientes que poseo y de mis inquietas ideas.

Aunque tengo dos contra muslos de pollo, que me sobraron la semana pasada, guardados en el congelador, que irían perfectos para  realizar esta receta, opte por consumir un jamoncito de pavo que tenía en el congelador que era mucho más viejo y las cosas congeladas también se caducan.

Receta original:
Ingredientes (2 personas):

1 muslo de pavo
3 cucharadas soperas de salsa de soja
1 cucharada sopera de vinagre
2 cucharadas soperas de azúcar
1 cuchara de postre rasa de pimentón picante
1 ajo machacado
2 huevos
Harina normal (para rebozar)
3 cucharadas de harina de fécula de maíz (Maicena)
1 cucharada sopera de aceite de oliva
Aceite de girasol
Sal

Preparación:

Una vez descongelada la pata de pavo, la deshuesamos y la cortamos a cuadraditos, como si fuéramos a hacer un estofado.

En un recipiente amplio colocamos la salsa de soja, el aceite de oliva, el azúcar, el ajo machacado, el pimentón picante (puede ser dulce), la sal y el vinagre, mezclamos, añadimos los daditos de pavo, removemos y dejamos macerar media horita.

Escurrimos los daditos de pavo y reservamos el adobo.

En una sartén con  abundante aceite de girasol, freímos los daditos de pavo a muy baja temperatura.

Cuando los daditos cambien de color los retiramos y dejamos escurrir su excedente de aceite.

Añadimos a la salsa del adobo, el huevo batido y la fécula de maíz, mezclamos bien.

Ahora realizaremos la segunda fritada rebozando la carne de pavo, con el aceite anterior, pero con fuego medio-alto.

Pasamos los daditos de pavo. en primer lugar por la masa en la que se nos ha convertido el adobo (textura de natillas), pasamos a continuación por harina y posteriormente por huevo.

Freír hasta que estén los daditos de pavo bien doraditos.

Dejamos escurrir el aceite sobrante y servimos acompañados de unas patatas fritas.

Quedó delicioso y eso que la carne de pavo, no es una de mis preferidas precisamente.