Cosas de Jorge

sábado, 8 de abril de 2017

Guerra de Corea


Desde el año 1.910 la península de Corea estuvo ocupada por Japón, pero tras el final de la Segunda Guerra Mundial y la rendición incondicional del Imperio de Japón, Estados Unidos dividieron la península coreana en dos, quedando el Norte ocupado por las tropas soviéticas y el Sur por tropas estadounidenses.

En el año 1.948, fracaso la celebración de unas elecciones libres en la península coreana, estableciendo el Norte un gobierno comunista.

1 de octubre de 1.949, triunfa la revolución comunista China y Stalin decide recuperar terreno en Asia, por lo cual aprueba el ataque de Corea del Norte a Corea del Sur.

El 25 de junio de 1.950, Corea del Norte invade Corea del Sur, con sus tropas bajo el mando de Kim Il-sung, movilizando 100.000 hombres y utilizando equipamiento soviético, arrasaron a las fuerzas surcoreanas que terminaron replegadas en el Perímetro Pusan, siendo este el primer conflicto armado serio de la Guerra Fría.

Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas, acudieron en ayuda de Corea del Sur para repeler el ataque.

El comandante MacArtur, al mando de las fuerzas de la ONU, dirigió la batalla de Incheon, en una arriesgada pero exitosa operación armada, provocando la retirada de los norcoreanos hacia el norte y capturando cerca de 135.000 soldados norcoreanos que no pudieron retirarse.

El objetivo de recuperar Corea del Sur estaba logrado, pero la idea de dejar toda Corea bajo el mando de Syngman Rhee, hizo que MacArthur sugiera empujando a los norcoreanos más allá del paralelo 38.

MacArthur tenía órdenes de ser muy cauteloso con la frontera con China, ordenes que este no obedeció.

Más tarde, la República Popular China junto con la Unión Soviética, apoyaron a Corea del Norte en la contienda.

China advirtió a las fuerzas de la ONU que reaccionaria si sobrepasaban el rio Amnok, y Mao busco apoyo soviético, diciendo a Stalin que si Estados Unidos ocupaban toda Corea, tenían la plataforma perfecta para poder atacar a China.

La ayuda Soviética se limito a un apoyo aéreo, lo cual proporcionó una desagradable sorpresa a los pilotos de la ONU, dada la superioridad a los Mig-15 rusos, sobre los F-80, hasta que Estados Unidos desplegaron los F-86.

19 de octubre de 1.950, el general chino Peng Dehuai al mando del Ejército Popular de Liberación formado por 380.000 voluntarios, repelieron a las tropas de la ONU hasta el paralelo 38.

Tras derrota de la Batalla del Embalse de Chosin, MacArthur solicito la utilización de armas atómicas, solicitud que despertó todas las alarmas de los aliados de los Estados Unidos.

4 de enero de 1.951, los soldados de China y Corea del Norte toman Seúl.

El presidente estadounidense Truman relevo del mando a MacArthur.

29 de noviembre de 1.952, en nuevo presidente estadounidense Eisenhower, prometió en su campaña viajar a Corea, para tratar de detener el conflicto coreano.

Entre los años 1.950 y 1.953 se desarrollo esta guerra, la cual determino la división de Corea en dos Coreas, la del Norte y la del Sur.

En el año 1.953 se firmo un armisticio entre ambas Coreas, creando una Zona desmilitarizada entre ambas Coreas, dejando una franja de 4 km separando  Corea de Norte y Corea del Sur en el paralelo 38.

La Guerra de Corea fue una guerra entre la actual Corea del Sur y Corea del Norte, mientras Corea del Sur fue apoyada por los Estados Unidos y la Organización de las Naciones Unidas, Corea del Norte fue apoyada por la República Popular China y la Unión Soviética.

Se estima, que el coste en vidas humanas por parte de Corea del Sur fue de 778.000 personas, contando muertos, heridos y mutilados.

Corea del Norte supero ampliamente estas cifras, creyéndose que sus muertos oscilan entre 1.187.000 y 1.545.000 personas, además de 2.500.000 civiles muertos o heridos, 5.000.000 de personas con sus hogares destruidos y más de 2.000.000 de refugiados.

Se calcula que murieron unos 54.000 estadounidenses y 500.000 chinos.