Cosas de Jorge

miércoles, 26 de abril de 2017

La alondra moñuda


En esta ocasión os comentare una nueva fábula de Esopo.

La alondra moñuda.

Una alondra moñuda cayó en una trampa y se dijo suspirando:

 ¡Desgraciada alondra!

A nadie has robado ni oro ni plata, ni cosa valiosa alguna;

pero llevarse un insignificante granito de trigo ajeno será la causa de tu muerte.

Nunca te expongas a un gran peligro por un mezquino beneficio.

En esta ocasión, compararemos el ansia de obtener algo, con el riesgo que llegamos a alcanzar para obtener ese algo.

Me vienen a la mente las famosas hipotecas, en las cuales una importante cantidad de españolitos hipotecaron sus vidas, las de sus hijos, las de los padres…

No voy a intentar descubriros quien ha sido más culpable, si el culpable fue quien se hipoteco, quien lo avalo, el banco que le prestó el dinero, el Banco de España por no preveer la situación que acontece actualmente, ni tan solo a los ayuntamientos y gobierno que teniendo medios para controlar esto, solo pensaban en llenar las arcas del ayuntamiento y del estado (mejor olvidar las “comisiones”, que con este tema ya tenemos llenita la prensa diaria).

Aunque realmente los CULPABLES, son todos y cada uno de los mencionados con anterioridad, en distinto grado, pero todos ellos son CULPABLES.

Sabemos a ciencia cierta que la economía es cíclica, hay épocas de bonanza y épocas de crisis.

Realmente, esta crisis ha sido y sigue siendo muy grave, está claro que saldremos de ella de una forma u otra, pero hay que sobrevivir mientras la crisis perdure.

El españolito (o inmigrante), tenía la ventaja del crédito barato y fácil, el banco de la esquina nos dejaba el dinero para comprarnos el pisito, el coche, moblar el pisito e incluso irnos de crucero… y nosotros como críos pequeños picábamos inocentemente y nos quedábamos con el caramelito envenenado.

Nadie pensaba en la crisis, nadie pensaba que se acabaría el trabajo, nadie pensaba que bajaría el precio del ladrillo (el ladrillo siempre sube), nadie pensaba que el coche se hace viejo y aun lo estas pagando…

Para todos la hipoteca era el grano de trigo que intento comerse la alondra de la fábula, e incluso para algunos ha sido su sentencia de suicidio.

Otra cosa que no entiendo, si tu banco amigo te presta dinero con el aval de una hipoteca, si no puedes pagar, debería ejecutar la hipoteca, pero no reclamarte más, si esta entidad malvende  tu garantía o simplemente la valoro mal, o no pensaba que bajarían los precios de mercado, es tu entidad bancaria la que valoro tu posesión, ella debe ser la responsable.

Aunque las leyes decían otra cosa, parece ser que los tribunales, más lentos que un cangrejo, empiezan a dar la razón a los menos poderosos.