Cosas de Jorge

sábado, 19 de agosto de 2017

Felicidad en el matrimonio


Siempre me ha interesado el tema de la felicidad, de hecho los que me leéis hace tiempo, sabéis que he publicado varios post sobre la felicidad.

En este caso, quiero fijarme en un tipo de felicidad, la felicidad de la pareja.

Aunque realmente, casi estamos mas rato trabajando que con la familia, la relación con la pareja es algo muy importante, para tener esa felicidad tan ambiciada.

Realmente las relaciones de pareja son muy complicadas.

Al principio ambos somos esa media naranja, con la cual nos complementamos y formamos una naranja perfecta.

Pero con el paso del tiempo, cada vez van pegando menos esas medias naranjas, ambos vemos mas defectos en esa otra mitad de nuestra naranja, hasta en muchos casos, llegar a convertir ese amor ardiente en odio.

Pero me pregunto yo ¿esto, por qué ocurre?

Lo primero que hemos de comprender es que, en  una relación en pareja debemos basarla, en que una persona ha de desear satisfacer las necesidades de la otra, pero esto ha de ser recíprocamente para que la cosa funcione.

Ambas partes de la pareja deben tener aficiones y gustos afines, para poder compartir el tiempo juntos, aunque también tiene que haber un espacio libre, para que cada parte de la pareja desarrolle actividades que no necesariamente le interesen a la otra parte.

No puede ser llegar a casa, comer viendo la tele, no comentar cosas con la pareja y marcharse de nuevo.

Quizás una buena terapia de pareja seria que a la hora de comer, dejar el televisor apagado y contarse las incidencias del día, aunque sean tonterías, pero seria una forma de interesarse y de entrar en contacto el marido con la mujer y viceversa.

Otra buena terapia es acostarse juntos, así mientras llega el sueño, ambos hablan, dialogan…

Ciertamente, esta sociedad nos ha vuelto muy individualistas, individualistas hasta con nuestra pareja.

En cambio, también la sociedad nos inculca a que reaccionemos como si fuéramos un rebaño de ovejitas, todos hacer lo mismo (trabajar, comer, dormir e irse de vacaciones), convencernos de que hemos de consumir cosas que muchas veces no necesitamos, una gran dosis de envidia, el famoso estrés….

Ciertamente, vivir en pareja es algo muy complejo, si uno no pone de su parte el otro se cansa de dar y no recibir.

Pero la verdad, es que opino que no es tan difícil llevarse bien con la pareja, si los dos ponen de su parte, pero esta claro que los dos han de poner de su parte.

Ahora entrare en el terreno personal, aunque yo soy a si de raro….

Mi caso es el opuesto, (de momento, y por suerte,  al habitual) los principios fueron muy duros, llevo cerca de 20 años con mi pareja y puedo decir bien gordo, que cada día nos llevamos un poco mejor.

Mi mujer es muy suya, yo mas mio que ella… ahí surge lo mas importante de nuestros problemas.

Poco a poco, (aun sigue faltando bastante),  esas dos cabezas duras se van reblandeciendo y cedemos un poquito mas cada uno de los dos, aunque de cuando en cuando seguimos metiéndonos el dedo en el ojo…

Pues entonces, esas parejas que actualmente estáis pensando, en la separación o en el divorcio…

¿Por qué no intentáis sentaros una tarde, con un cafecito, con vuestra pareja e intentáis (con voluntad), de remediar vuestros problemas?

Podéis sentaros con dos hojas de papel, dos bolígrafos, para que cada uno de vosotros escriba dos listas, una con lo que le gusta de su pareja y otra con lo que le molesta.

Después os intercambiáis las listas, las comentáis e intentáis acercar posiciones.

Esto seria una buena solución de andar por casa.

También se puede recurrir a la ayuda profesional, que para eso esta el psicólogo y los profesionales de las relaciones de pareja.

Por ejemplo podéis visitar esta web: