Cosas de Jorge

domingo, 14 de junio de 2015

Cena fria de sobras



Mirando este plato…

¿Quién se atreve a decir que todo son sobras?

Realmente, sin matarse, en muchas ocasiones, podemos realizar comidas así de espectaculares, aprovechando esos restos de cosas de nuestra nevera, que están condenadas a terminar en el cubo de la basura (en mi caso en el buche de las gallinas).

Aunque como veis muchos ingredientes en el plato, podéis ir sustituyéndolos por lo que gustéis o simplemente tengáis en vuestra nevera.

Ingredientes (2 personas):

2 mini hamburguesas
6 mini rebanaditas de pan tostado
4 huevos (1 de ellos cocido)
Sobras de calabacín relleno
Pastel de cabracho
Foie gras (de ciervo)
Champiñones en vinagre
2 filetes de boquerones en vinagre
2 tomates cherrys
Mayonesa
1 tomate maduro
Lechuga para decorar.

Preparación:

Realmente todo son cosas que teníamos perdidas por la nevera.

Lo más “complicado” de la receta es realizar las tortillas en forma de rosco.

Colocamos en un recipiente los restos de unos “Calabacines rellenos de Boloñesa y huevo,” añadimos 3 huevos crudos y trituramos con la batidora.

Aceitamos seis moldes con forma de rosca (o la que deseéis), repartiendo la mezcla preparada con la batidora entre los moldes.

Envolvemos bien en plástico de cocina e introducimos unos 10-15 minutos a media potencia en el microondas.

Comprobamos su estado de cocción y si lo vemos adecuado damos la vuelta a los moldes, sin quitarles el plástico y con cuidado, que queman, e introducimos nuevamente en el microondas a media potencia unos 5 minutos más.

Dejamos enfriar y mientras preparamos el resto del plato.

Cortamos los panes de mini hamburguesas y los untamos de mayonesa.

Rellenamos con pastel de cabracho (también quedaría bien con atún en aceite, por ejemplo).

Picamos la lechuga y la colocamos en el fondo del plato, aceitándola.

Colocamos las mini hamburguesas sobre la lechuga.

Untamos con el foie gras, las mini tostadas y las colocamos también en el plato.

Desmoldamos nuestras tortillas con forma de rosca y colocamos tres de ellas en cada plato.

En mi caso las hice de dos tamaños, 4 más pequeñitas y dos algo más grandes.

Las pequeñitas las decore introduciendo medio tomate cherry en su agujero.

Las grandes las decore colocando en su agujero central con unos champiñones en vinagre fileteados y un filete de boquerón en vinagre.

Se termina de decorar colocando medio huevo duro que tenía perdido en la nevera en cada plato.

También decoramos con unos taquitos de tomate, repartido entre ambos platos.